ODRIOZOLA PIDE OTRA COSA

El arquetipo del lateral ha experimentado una metamorfosis brutal en la última década. Derivado de nuevos modelos como los más que conocidos Dani Alves o Marcelo, máximos exponentes de esta nueva tendencia, ese modelo es el que más se arraiga dentro del fútbol europeo, extendiéndose de los equipos considerados ‘primeros espada’ hasta los conjuntos de zona media de la tabla. Ahí es donde aparece la figura de Álvaro Odriozola quien, si bien refleja esa tendencia altamente ofensiva, se ha cargado de un plumazo el ‘molde’ del lateral derecho más tradicional.

Su aparición supuso una de las mejores noticias que se podían dar en el fútbol español como idea continuista de un lateral derecho que, por ahora -y parece que por mucho tiempo-, lleva el nombre de Dani Carvajal. La selección nacional requería la presencia de un jugador como Odriozola que extendiese la idea de dominar los partidos desde la amplitud de campo. Dotado de una indudable proyección ofensiva -la mayor parte del tiempo la pasa en tres cuartos de campo-, siempre otorga a sus compañeros una ventaja no sólo con su llegada, sino con su presencia en esa fase ofensiva.

A la calidad que atesora en el desequilibrio le une una potencia descomunal en lo físico. Siempre aparentemente acelerado cuando coge el balón, escoge la opción más correcta dentro del abanico de posibilidades. Una de las más utilizadas, el pase a la frontal para la llegada de segunda línea de los Zurutuza y Xabi Prieto. Además, Eusebio Sacristán ha sabido situarle el mejor entorno a su alrededor, con futbolistas con tendencia a ‘interiorizar’ como Oyarzabal y con jugadores inteligentes en la ordenación del juego como Asier Illarramendi, que ocupa la zona descubierta por esas constantes incorporaciones del lateral.

SU LUNAR, PERDER LA ESPALDA

Si hay que ponerle un pero, es precisamente ese. Por su innata inclinación a sobrepasar la línea divisoria, sufre cuando le encuentran la espalda porque acostumbra a estar en la posición que deja libre Oyarzabal cuando la Real tiene el balón. Y Quique Setién supo verlo. Con la misma idea del Santiago Bernabéu pero con diferente resultado, el partido atravesó fases de dominio alterno que el preparador bélico se llevó a su terreno en cuanto aparecieron Guardado, Fabián Ruiz, Sanabria y Sergio León para encontrarle las cosquillas a Odriozola.

Le ha llegado su gran oportunidad. Tras Carvajal, es uno de los elegidos para marcar la próxima década de la selección española desde el carril diestro. Además, la idea del combinado nacional, planteado siempre desde el sostén de Sergio Busquets, le plantea un ecosistema ideal para sus condiciones ante la ausencia de extremos puros que pudieran menoscabar su juego de ataque. De esta forma, y si Lopetegui da con la tecla, España tendrá Odriozola para rato.

Agustín Morales Calzada

Periodista. Apasionado de los medios de comunicación y los formatos deportivos. Me curtí en las secciones de Comunidad de Madrid y Deportes en Europa Press. En la búsqueda constante de lo diferente.

3 comentarios sobre “ODRIOZOLA PIDE OTRA COSA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.